Recursos

 

Primer Objetivo: Erradicar la pobreza extrema y el hambre

Goal 1: Reducing Poverty and Hunger

La extrema pobreza —la proporción de los habitantes de los países en desarrollo que subsisten con menos de US$1 al día— disminuyó del 29% en 1990 al 18% en 2004.

La mayor reducción de la pobreza se registró en la región de Asia oriental y el Pacífico. Actualmente, Asia meridional avanza conforme a lo previsto, pero África al sur del Sahara está rezagada.

En el mismo período, la población de los países en desarrollo aumentó el 20% y llegó a más de 5.000 millones de habitantes, entre los que se incluyen 1.000 millones de personas que viven en la extrema pobreza. De acuerdo con las proyecciones, para el año 2015 la pobreza mundial disminuirá al 12%, lo que constituye un éxito extraordinario.

Aproximadamente el 27% de las personas que viven en la pobreza extrema en países en desarrollo son habitantes de Estados frágiles. El crecimiento de los Estados frágiles ha sido siempre más lento que el de otros países de ingreso bajo. Este hecho ha sido, y probablemente seguirá siendo, un claro obstáculo para la consecución del primer objetivo de desarrollo del milenio (ODM) en esos países.

En un Estado frágil típico, el progreso registrado en la consecución del primer ODM fue negativo hasta el año 2005; en ese punto, su tasa de pobreza medida por el indicador de US$1 al día era aproximadamente el doble de la que se registraba en un Estado no frágil típico.
Spacer


Haga clic aquí para agrandar la imagen

Gracias a la aceleración del crecimiento en India,
Asia meridional avanza conforme a lo previsto en la consecución de este objetivo, mientras que África al sur del Sahara está rezagada.

La región de Asia oriental —con China a la cabeza— ha experimentado un período de crecimiento económico sostenido, mientras que la región de América Latina y el Caribe se ha estancado y la disminución de la pobreza ha sido moderada.En las economías en transición de Europa y Asia central, las tasas de pobreza aumentaron en los años noventa y luego disminuyeron. Tanto en esa región como en Oriente Medio y Norte de África, es probable que el consumo de US$2 al día sea más pertinente.

META 1: Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, el porcentaje de personas cuyos ingresos sean inferiores a US$1 al día.
META 2: Reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, el porcentaje de personas que padezcan hambre.

Fig. 3
Haga clic aquí para agrandar la imagen
Fig. 3
 Haga clic aquí para agrandar la imagen

En este gráfico se presenta el porcentaje de los países de cada región que avanzan conforme a lo previsto para alcanzar la meta de los ODM relativa a la reducción de la pobreza.

Algunos ya han alcanzado la meta, mientras que los que están bien encaminados podrían alcanzarla para el año 2015 si mantienen el actual ritmo de progreso. Por otra parte, los que están atrasados y gravemente atrasados están reduciendo la pobreza a un ritmo muy lento.

El 80% de los Estados frágiles no registran los datos necesarios para estimar su progreso.

Más de la mitad de los países de África al sur del Sahara están atrasados en la consecución de la meta fijada para el año 2015:reducir a la mitad las tasas de malnutrición.

La mitad de los países de Asia meridional avanzan conforme a lo previsto para alcanzar la meta, pero también tienen las tasas de malnutrición más elevadas del mundo y seguirán teniendo el mayor porcentaje de niños malnutridos aunque se alcance la meta.

En los Estados frágiles, las tasas de malnutrición son similares a las que se registran en otros países en desarrollo.

Fig. 4
Haga clic aquí para agrandar la imagen

Entre 1981 y 2004, el número de los habitantes del mundo que vivían en la extrema pobreza disminuyó de casi 1.500 millones a poco menos de 1.000 millones.

Para 1981, tanto en la región de Oriente Medio y Norte de África
como en Europa y Asia central se había logrado eliminar, prácticamente, la extrema pobreza, pero en Asia oriental vivían casi 800 millones de personas pobres, más de la mitad del total mundial.

Para 2004, se habían realizado avances extraordinarios para reducir la incidencia de la pobreza en Asia oriental y, en menos de un cuarto de siglo, se había logrado rescatar de la pobreza extrema a casi 630 millones de personas, con la consiguiente disminución —del 58% a tan sólo el 9%— en la proporción de la pobreza total correspondiente a la región.

Al mismo tiempo, en Asia meridional la pobreza disminuyó del 52% de la población en 1981 al 32% en 2004, aunque en términos absolutos la cifra se ha mantenido persistentemente en alrededor de 470 millones de personas.

En África al sur del Sahara, por el contrario, la incidencia de la pobreza osciló en torno al 46% entre principios de los años ochenta y 1999, y disminuyó al 41% en 2004. A pesar de que la tendencia es favorable, el número absoluto de pobres se mantiene en alrededor de 300
millones.




Permanent URL for this page: http://go.worldbank.org/U4UVN77BC0